LA JARDA

 


La montaña tiene esas cosas, la ruta de aquel día era llegar desde el pueblo de Gamoneu de Onís hasta los Lagos de Covadonga y luego ya iría viendo por donde volvía o lo que hacía, pero quiso el fuerte viento acompañarme en un buen trozo de la ruta y a la altura del Pico La Muda, casi ya tocando la hermosima Vega de Comeya las fuertes rachas de viento me susurraron demasiado fuerte en mi oído y mis botas desandaron el camino por el que había subido y volvieron a pisar las pindias calles de este guapo pueblo del Concejo de Onís. Y asomado a uno de los balcones contemplando la Cabeza de Pandeoscura vi un profundo valle bajo mis pies y un hermoso camino que se dirigía hacía esa zona y consultado el viento y mis botas dijeron ve y fuí. 


El camino para disfrutar desciende por las calles del pueblo y se dirige a la Ermita de Santa Marina, las nubes ni se detenían en el cielo para contemplar este precioso lugar, pero yo bajaba recogidín, en el entorno de esta iglesia fue encontrada una lápida romana, dicha lápida se encuentra actualmente en el Museo Arqueológico de Asturias. Que listos estos romanos!!!


Sin un rumbo fijo pero con la cabeza puesta en llegar a un profundo desfiladero que había visto desde el pueblo fui bajando sin prisa por un precioso camino rodeado de arboleda, protegido del viento que arreciaba en las alturas pero se olvidaba del valle. Desecho el camino que lleva al Trillón y continúo bajando hasta la riega La Carrera.


Una pena no haber optado en primera instancia por hacer algo menos elevado y disfrutar de este precioso día de sol sin el acompañamiento musical del fuerte viento, pero todo sucede por algo y eso me dio opción a ver este camino, a cada momento más y más hermoso.


Para cruzar la riega La Carrera hay habilitado un puente de hierro, no muy ancho, pero esta vez la riega baja sin agua y puedo pasar por los cantos rodados, continúo descendiendo por el camino flanqueado por árboles, ya doy frente por frente con el pueblo de Gamoneu de Onís (foto inferior), que guapo es este pueblo famoso por su riquísimo queso, todo un lujo para los que nos encanta el buen queso. 


El camino continua descendiendo hacía un nuevo arroyo y otro puente, el de la Jarda, ahí está el barranco que había visto desde el pueblo, pero lo dejaré para después, me apetece subir un poco por las zetas que ascienden por la Sierra de Covalierda, el camino no puede ser más guapo y también sorprendente.


Y de repente a media ladera subiendo entre preciosos castaños y hayas desnudas, me encuentro en medio del camino con un árbol que baja en mi dirección, tal vez tanto subir y bajar haya echo efecto en mi y me froto los ojos, una, dos, tres veces y el árbol se queda quieto en medio del camino, a mi izquierda otro árbol parece tener la boca abierta casi bostezando al ver que no me decido a continuar... miro el reloj y ya es tarde así que dejo a los árboles allí y doy la vuelta, aun me queda por explorar el barranco de la Jarda.


Desciendo precipitadamente, no vaya a ser que me pille el árbol bajando, desciendo hasta el arroyo, para cruzar hay un puente de madera que si hay que cruzarlo se cruza pero no está el pobre para muchos trotes, así que bajo al arroyo y de piedra en piedra paso al margen derecho del arroyo para seguir por una estrecha foz.




El profundo tajo labrado por el río es toda una preciosidad, continúo por la margen del río, a mi derecha veo una cueva que luego exploraré y continuo un poco por su margen adentrándome en este precioso rincón que llamó mi atención desde el pueblo.


La cueva es usada como refugio del ganado caprino, es profunda y bastante alta y ofrece un precioso refugio, una curiosidad más de este precioso cañón de La Jarda.



Para subir de nuevo hasta el pueblo sigo el mismo camino de subida disfrutando de la belleza y las curiosas formas que adoptan las ramas los árboles, de la belleza del paisaje de este rincón del Concejo de Onís y también de esta belleza que salió a mi paso...


Y así regreso a las pindias calles de Gamoneu y desde allí contemplo el recorrido que podéis ver en la  fotografía de abajo, el profundo barranco que se ve bajo el Cueto Salgareda (el más alto de la foto). El recorrido no es una ruta en si, la opción interesante es llegar desde el pueblo de Gamoneu hasta el Cueto Salgareda todo por la cumbrera y bajar hacía la Sierra de Escarandi  primero y luego a la de Covalierda y bajar por las zetas donde vi el árbol caminante hasta el puente La Jarda y volver a Gamoneu, pero eso será para otro día.... 



Comentarios