TORMENTAS EN LA MONTAÑA

Macizo Central de Picos de Europa
-
¿Quién no se ha visto sorprendido por un tormenta en la montaña? Quien más quien menos alguna vez ha tenido que sortear alguna tormenta en la montaña, y hay que decir que se pasa bastante mal. Casi nunca sabemos que hacer y normalmente intuimos que debemos salir pitando y alejarnos lo más rápido posible. Durante los años que llevo en la montaña nos han sorprendido unas cuantas, la más espectacular en el Mulhacen, donde la tormenta seca derivo en una granizada espectacular que acabó con una bajada espectacular de la temperatura y en pleno mes de septiembre con un manto blanco espectacular en esa montaña. Como no está de más recordar una serie de consejos de que hacer o no hacer si nos sorprende una tormenta en plena montaña.
-
Camin Real de la Mesa
  • Retirarse de todo lugar alto; cumbre, cima, loma, cresterío… y refugiarse en zonas bajas no propensas a inundarse o recibir avenidas de agua.
  • Nunca echar a correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Creamos una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.
  • Deshacerse de todo material metálico (piolets, bastones, mochilas con armazón…) y depositarlo a más de 30 metros de distancia. Los rayos aprovechan su buena conducción.
  • Nunca refugiarse debajo de un árbol o una roca o elementos prominentes solitarios. Un árbol solitario por su humedad y verticalidad aumenta la intensidad del campo eléctrico. En cambio un bosque aunque sea pequeño (no un grupo de árboles) puede ser un buen refugio cobijándonos debajo de los de menor estatura.
  • Alejarse de objetos y elementos metálicos como; vallas metálicas, alambradas, tuberías, líneas telefónicas e instalaciones eléctricas, railes de ferrocarril, bicicletas y motocicletas, maquinaria. La proximidad con grandes objetos metálicos es peligrosa incluso cuando no se está en contacto con ellos, ya que la onda de choque producida por el rayo calienta sobremanera el aire lo que puede producir lesiones en los pulmones.
  • Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas sobresalimos bastante del terreno y nos convertimos en pararrayos.
  • Aislarse del suelo y del contacto con charcos o zonas mojadas. Salir inmediatamente y alejarse de ríos, piscinas, lagos, el mar y otras masas de agua.
  • Alejarse y no refugiarse en pequeños edificios aislados como graneros, chozas, cobertizos…las tiendas de campaña tampoco son seguras.
  • No refugiarse en la boca de una cueva ni al abrigo de un saliente rocoso, el rayo puede echar chispas a través de estas aberturas, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas. Solo estaremos seguros en una cueva si es profunda y algo ancha, mínimo un metro a cada lado.
  • La posición de seguridad mas recomendada es colocarse quieto de cuclillas, lo mas agachado posible. Esta posición nos aislará bastante ya que no sobresalimos mucho sobre el terreno tocando solo el suelo con el calzado que según su material nos aislará mucho más. Podemos sentarnos o tumbarnos sobre un objeto o material seco y aislante para estar más cómodos, incluso sobre la mochila si no tiene armazón metálico.
  • Si notamos cosquilleo en el cuerpo, se nos eriza el cabello, o vemos brillar y echar chispas un objeto de metal hay que echarse al suelo inmediatamente porque la descarga de un rayo es inminente.
  • Si se va en grupo es aconsejable dispersarse unos metros y adoptar las posiciones y precauciones de seguridad, en caso de ir con niños para evitar el pánico o el extravío mantener contacto visual y verbal con ellos. Si un rayo afecta a una persona las demás en contacto pueden verse afectadas por la descarga, por esto mismo también es recomendable alejarse de rebaños y grupos de mamíferos.
  • Apagar walkie-talkies y teléfonos móviles, cuyas radiaciones electromagnéticas pueden atraer los rayos.
  • El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado, un coche no descapotable, furgoneta, camión…

Comentarios

Cienfuegos Caleyeru ha dicho que…
Buen resumen de recomendaciones. Reconzco que alguna no la conocía. Mi peor tormenta la vivi en los Lagos de Somiedo. No se si por la mina de hierro que allí había y del mineral que aún queda, pero caian rayos en esa zona que metía miedo (literal).
Un saludo
CARLOS ha dicho que…
Saludos Cienfuegos. No esta mal tenerlas en cuenta siempre, aunque es dificil realizarlas sobre el terreno con los nervios que te entran. También recuerdo una en el Camin Real de la Mesa que teniamos tres tormentas rodeandonos, que fue espectacular.