MONTANCHEZ




 Siento como amante de la historia una predilección especial por aquellos pueblos que tienen un castillo, había leído que el pueblo cacereño de Montánchez tenía uno, así que aprovechando una visita a esa tierra que me tiene prendado que es Extremadura me acerque a verlo, un día desapacible con ráfagas de viento muy fuertes fue el elegido, en ocasiones no puedes elegir el tiempo, pero siempre puedes elegir el destino y me apetecía y mucho conocerlo.



No quise hacer ninguna fotografía hasta que llegue a las proximidades de este precioso castillo situado sobre una colina domina por completo este precioso pueblo extremeño, su elevada altura y sobre todo las extraordinarias vistas que había desde aquí hicieron que ya los romanos construyesen uno en esta misma ubicación, más concretamente en la época del emperador Caracalla.



A medida que te vas elevando hacía esta maravilla puedes ir contemplando el pueblo sobre el que ya existen referencias que datan del año 1.095 en su época musulmana, tras la reconquista por Alfonso IX rey de León se le dio el titulo de villa.



La edificación actual del castillo contiene elementos del castillo levantado por los almohades en el siglo VIII como el aljibe, posteriormente después de la reconquista de la villa en el año 1.156 el castillo adquiere la toma la forma actual.



El pueblo y por lo tanto el castillo con él pasa un periodo convulso en el que pasa de manos árabes como cristianos en varias ocasiones, sufriendo algún que otro retoque con dichos cambios. Finalmente es Alfonso XI rey leonés, quien en el año 1.230 toma definitivamente la villa cediendo el castillo a la  Orden de Santiago,  las reparaciones y añadidos fueron cuantiosos, centrándose éstos en el recrecido de muros y en el levantamiento de varios recintos y cercas envolventes..

  

La parte principal del castillo se encuentra en la parte más elevada de la colina. La torre del homenaje cuenta en su interior con varias dependencias: una cámara, sala de armas, sala noble, y su planta inferior contaba con un granero. En el siglo XV el castillo se transforma en prisión del estado y durante el siglo XVII se construye un estanque y una ermita extramuros.



El castillo posee dos accesos y dentro de él hay dos recintos, el recinto interior alberga la zona residencial donde se encuentra el patio de armas de tamaño rectangular y una torre de homenaje con varios edificios adyacentes. El segundo exterior se encuentra protegido con altos muros y aún se conservan algunas almenas. 



En su conjunto la fortaleza se encuentra muy bien conservada y es una delicia para aquellos que amamos la historia y estas edificaciones de frontera llenas de historia. Hoy en día el castillo constituye una atracción turística para esta villa cacereña.



Pero Montánchez no se solo su castillo, debemos perdernos por sus calles, visitar su plaza Mayor, sus ermitas, su cementerio elegido en el año 2.015 como "Mejor cementerio del país" o la iglesia de San Mateo. Y también como no degustar su jamón de pata negra" del que se dice que ya era servido en la corte del rey Felipe IV (siglo XVII) o saborear sus vinos turbios de pitarra. 


El fuerte viento no fue un impedimento para disfrutar de esta bella localidad extremeña, las nubes pasaban muy rápidas sobre los cielos en algunos momentos muy azules. Abandono este precioso pueblo con ganas de volver y quedarme en el castillo hasta la caída de la tarde para disfrutar desde allí de la puesta de sol que dicen las gentes de aquí que es una de las mejores de Extremadura.





Comentarios

Sara ha dicho que…
Qué recuerdos me has traído de ese lugar tan hermoso de Extremadura, volveremos a Extremadura cuando esto pase...era nuestro viaje de esta Semana Santa y se nos confinó...Montanchez nos lo recomendó una amiga blogera que es de ahí y nos encantó. Abrazotedecisivo virtual, a ver cuando nos lo podemos dar de verdad y viajar y montañear, y reírnos y brindar por la vida, por nosotros.
miradasdesdemiobjetivo ha dicho que…
Siento también predilección por los castillos y cuando tengo ocasión, procuro visitarlos. El que mejor conozco es el de Almodóvar del Río, por estar algo cercano a Córdoba. Seguramente por esta zona no has venido, puedes dejar el coche abajo el camino y la subida no es muy dificultosa. También hay un autobús hasta el pueblo de Almodóvar y tiene una parada enfrente del camino.

Besos
Beatriz Martín ha dicho que…
Las fotografías entrañables sus pueblos me gustaría conocerlo por no hablar lo impresionante del castillo la villa, hermoso, un abrazo desde mi brillo del mar