LLUEVE


"Un día perfecto puede ser soleado
 y 
también lluvioso, depende de la actitud."

Tana Davis


Llueve. Los ojos se ahondan
buscando tus ojos: esos
dos ojos que se alejaron
a la sombra cuenca adentro.
Mirada con horizontes
cálidos y fondos tiernos,
íntimamente alentada
por un sol de íntimo fuego
que era en las pestañas, negra
coronación de los sueños.


Mirada negra y dorada,
hecha de dardos directos,
signo de un alma en lo alto
de todo lo verdadero. 


Ojos que se han consumado
infinitamente abiertos
hacia el saber que vivir
es llevar la luz a un centro.


Llueve como si llorara
raudales un ojo inmenso,
un ojo gris, desangrado,
pisoteado en el cielo.


Llueve sobre tus dos ojos
que pisan hasta los perros.
Llueve sobre tus dos ojos
negros, negros, negros, negros,
y llueve como si el agua
verdes quisiera volverlos.


Pero sus arcos prosiguen
alejándose y hundiendo
negrura frutal en todo
el corazón de lo negro.


¿Volverán a florecer?
Si a través de tantos cuerpos
que ya combaten la flor
renovaran su ascua ... Pero
seguirán bajo la lluvia
para siempre mustios, secos.

Miguel Hernandez






Comentarios

VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Si no hubiera esa lluvia tan frecuente, las elevadas montañas no se cubrirían de ese hermoso verdor.

De tus bellas fotografías, me he quedado prendada de la 6ª.

Besos
Sara ha dicho que…
Así de claro, el sol o la lluvia dependen de la actitud,las dos opciones son maravillosas y cada una de ellas tiene su magia...pura magia en tu entrada.
Abrazotedecisivo amigo y disfruta de todas las montañas que se avecinan.