CONSTRUYENDO UN PAISAJE GALLEGO


"Los gallegos no solo vivimos en nuestro paisaje sino que somos nuestro paisaje; porque no construimos el paisaje, es él el que nos construye a nosotros".

Felipe Criado



A la niebla le costó desperezarse aquella fría mañana de enero, tanto como a mi abandonar la calidez de aquellos muros de piedra que me alejaban de un paisaje que deseaba conocer, conocer y recorrer; y cuando aún la niebla cabalgaba sobre el verde paisaje comencé a caminar a la orilla de aquel río de aguas transparentes al que quise llevar la contraria y mientras el descendía yo surcaba su corriente por una de sus dos orillas; el rumor de sus aguas competía con el dulce canto de unos pájaros que intentaban calentarse con algún que otro rayo se sol que se filtraba entre la niebla que al desparecer dejó ante mis ojos un paisaje deslumbrante que jugaba conmigo a sorprenderme, a cada paso, en cada revuelta que daba aquel bullicioso río este se empeñaba en dibujarme un paisaje que me recordaba a aquellos que yo dibujaba con tizas cuando era niño, con tizas de colores sobre el frío suelo de las calles, aquel maravilloso paisaje que yo intentaba retener en mi mente, con mi cámara, tan difícil de fotografiar, porque yo  como Sorolla pienso que "es difícil pintar el paisaje gallego porque se mueve constantemente".


Fotografía: Río Armenteira (Pontevedra-Galicia)


Comentarios