SUAVE LUZ Y DIRECTA



Honda planicie
oculta, iluminada; la vasta
serenidad ardiente de tu cuerpo. Valle
de claridad.
Es la ternura
suave luz
y directa.
Delicado y sediento sol sobre el filo del agua.
Es su caricia
translúcida levedad. Llama
pesada y líquida;
derramada cadencia sobre el caudal de piedras. Llama
de brotantes matices,
de inesperados y entrañables matices abriendo nítidos
reverberos. El ágata
nimba el tiempo,
bebe su luz en el brocal del tiempo,
y alumbra allí su intrincado
dintel.
Es la avidez ahondando sus misterios,
sus joviales, florecidos
misterios. Es el amor hurgando
en la eternidad. Y la eternidad es el gozo
y extensiones palpables
con acuciosos sembradíos. Rosas, orquídeas,
árboles encendidos. Es el brillo
fugaz
y discontinuo, y un insondable, antiguo,
sostenido
caudal.

Coral Bracho





Comentarios

Mujer Virtual ha dicho que…
Esa fotografía es como una caricia.
Un abrazo, Carlos