LISBOA


Las frases que acompañan a estas fotografías de una Lisboa que descubrí callejeando de la mano de Pessoa están extraídas del libro "Lisboa en Pessoa - Libro del Desasosiego - Lo que el turista debe ver· de Fernando Pessoa



"De algún modo trato de dar la impresión de lo que siento, mezcla de varias especies de yo y de calle ajena, que, por lo que veo, también de un modo íntimo que no sé analizar, me pertenece, forma parte de mí".



"Son las calles antiguas con otra gente, hoy las mismas calles diferentes; son personas muertas que me están hablando, a través de la transparencia de la falta de ellas hoy; son remordimientos de lo que hice o no hice, ruidos de regatos de noche, ruidos allá abajo, en la casa quieta".



"Amo estas plazuelas solitarias, intercaladas entre calles de poco tránsito, y sin más tránsito, ellas mismas, que las calles. Son claros inútiles, cosas que esperan, entre tumultos distantes. Son de aldea en la ciudad. Paso por ellas, subo a cualquiera de las calles que afluyen a ellas, después bajo de nuevo esa calle, para regresar a ellas. Vista desde el otro lado es diferente, pero la misma paz deja dorarse de añoranza súbita -sol en el ocaso- el lado que no había visto a la ida".



"Paso por una calle y estoy viendo en la cara de los transeúntes, no la expresión que realmente tienen, sino la expresión que tendrían para conmigo si conociesen mi vida, y cómo soy yo, si se transparentase en mis gestos y en mi rostro la ridícula y tímida anormalidad de mi alma. En ojos que no miran, sospecho burlas que encuentro naturales, dirigidas contra la excepción inelegante que soy entre un montón de gente que hace y goza; y en el fondo supuesto de fisonomías que pasan, carcajadas de la tímida gesticulación de mi vida".



 "Desde la terraza del café miro trémulamente hacia la vida. Poco veo de ella -el bullicio- en esta concentración suya en esta plazuela nítida y mía. Un marasmo como un comienzo de borrachera me elucida el alma de cosas. Transcurre fuera de mí en los pasos de los que pasan [...] la vida evidente y unánime".



Alguien dice con lentitud:
"Lisboa, ya sabes ..."
Yo se. Es una chica
En la actualidad,
un viento súbito y claro
en los cabellos,
algunas arrugas finas
a la vista de los ojos,
la soledad abierta
en los labios y en los dedos,
bajar escalones
y escalones
y escalones hasta el río.

Yo se. Y tú, ¿sabías?

Eugénio de Andrade




Comentarios

VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Hace unos años, también estuve por esas calles de Lisboa.

Preciosas fotos.

Besos
ANRAFERA ha dicho que…
Mi ciudad preferida...es encantadora!
Bonitas y detallistas fotografías.
Casualmente mi entrada de ayer tambien es sobre Lisboa.
Un abrazo.
Ramón