A UN GATO






No son más silenciosos los espejos 
ni más furtiva el alba aventurera; 
eres, bajo la luna, esa pantera 
que nos es dado divisar de lejos. 
Por obra indescifrable de un decreto 
divino, te buscamos vanamente; 
más remoto que el Ganges y el poniente, 
tuya es la soledad, tuyo el secreto. 
Tu lomo condesciende a la morosa 
caricia de mi mano. Has admitido, 
desde esa eternidad que ya es olvido, 
el amor de la mano recelosa. 
En otro tiempo estás. Eres el dueño 
de un ámbito cerrado como un sueño.

Jorge Luis Borges




Comentarios

VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Tiene un sueño placentero y se ve muy lustroso, al contrario del que me encontré vagando, hace picos días, vagando por el parque Genovés. El pobre se me acercó, esperando que le dejara alguna comida, pero yo sólo llevaba la cámara de fotos, para fotografiarlo.

Besos
Belén Menéndez Solar ha dicho que…
Féliz otoño, caminante.