FAROS: ESTACA DE BARES


Latitud 43º 47′ 23.6″ N, longitud 7º 41′ 17.9″W.




El cabo de Estaca de Bares es el punto más al norte de nuestra península y también el lugar donde se juntan las aguas del Océano Atlántico y del mar Cantábrico, situado en el municipio coruñés de Mañon, dicen los que allí viven que en Estaca de Bares la mar es la hija del viento, por su ubicación es un lugar privilegiado para la observación de aves ya que es paso obligado de miles de aves durante sus migraciones. El lugar fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional en el año 1.933.



Impresionan sus tremendos acantilados algunos de ellos de más cien metros de altura que caen verticalmente sobre la mar que circundan la meseta donde se aloja el faro conocida con el nombre de Ventureiro. En ella además del faro existe un mirador en el antiguo semáforo, que en la actualidad es un hotel de la naturaleza.



El faro construido de piedra cuenta con una torre con una altura de treinta y tres metros y su luz alcanza los cuarenta y seis kilómetros, a su lado se encuentra la vivienda del farero. Se comenzó a construir en el año 1.849 y un año después se le instaló la luz, que entró en funcionamiento el día 1 de septiembre del año 1.850  y después de encenderse para realizar las pruebas necesarias, empezó a alumbrar el 1 de septiembre del mismo año, luz blanca giratoria.



Custodiado por tres fareros estuvo en funcionamiento hasta el  20 de agosto de 1.905, funcionando con  aceite de oliva, la parafina y el petróleo, hasta que en el año 1.939  se aprueba su electrificación, instalando a su vez un radiofaro y una sirena. 



El 16 de septiembre de 1.948 se instala una nueva máquina de relojería, con  más velocidad, luz variada y destellos cada diez segundos. En el año 1.993 se monotoriza el faro y es supervisado desde el centro de control que se encuentra en la localidad coruñesa de Ferrol. 



Como curiosidad deciros que una leyenda gallega cuenta que desde Estaca de Bares y otros dos lugares se puede ver una isla, que es Irlanda. Esta leyenda ancla sus raíces entre las fabula y la realidad, entre el mito y la historia. La isla se llama Tir Na n´Og, y es la isla de la eterna juventud habitada por los seres invisibles, hadas y elfos. En la costa gallega cuando el sol cae sobre el mar dicen que se puede ver en los días de brumas esa isla. Ésta es la isla a la que se dirigen las almas después de la muerte. De ahí el refrán gallego “vai de morto o que non foi de vivo”, que suele decirse en otro de los puntos donde se ve esas isla (San Andrés de Teixido) ya que allí las almas emprendían su último viaje por las tenebrosas aguas del Atlántico.





Comentarios

Sara ha dicho que…
No conozco Estaca de Bares, tú me lo has traído hoy, parece un paisaje salvaje, fuerte, rudo...tal es así, que se juntan allí las aguas de esos dos grandes mares...el Cantábrico y el Atlántico...tiene que tener rincones que impongan sobremanera, así me lo trasmiten tus imágenes...y los faros desde luego, tienen ese no se que de atrapamiento en otras épocas, en otras dimensiones...las zonas de faros me ponen melancólica, no sé por qué razón.
Abrazotedecisivo
VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Buenas vistas de un renombrado lugar...con estas imágenes, me acabas de trasladar hasta él.

Besos