EL ZORRO Y MI SOL


"No pasa nada mientras estás sentado en casa. Siempre que puedo me gusta llevar una cámara conmigo a todos los lados. Así puedo disparar a lo que me interesa en el momento preciso."

Elliot Erwitt



Os desvelaré un pequeño secreto, el sol que calentó como pudo aquél frío día de otoño ya comenzaba a esconderse en el horizonte, sus últimos rayos se proyectaban sobre las laderas de una pequeña montaña y aquellos que fuimos quedando sumidos en las sombras comenzábamos a percibir como el frío avanzaba impasible acercándose más y más a nuestros huesos, los pocos y desacostumbrados mortales que aún nos encontrábamos pisando las negras arenas de aquella playa mirábamos al sol tratando de comprender porque había dejado las arenas de la playa cambiándolas por las altas hierbas de aquella pequeña montaña, envidiábamos a cuantos seres pudieran estar disfrutando aún de su calidez, quiso la casualidad que uno de aquellos seres fuese un zorro, pese a la distancia pude verlo disfrutar de aquellos rayos que habían sido míos y pese al tembleque causado por el frío, comprobé como abría su boca, cerraba sus ojos, bostezaba y se dejaba arrullar por aquel sol que justo unos minutos antes había provocado en mi esas mismas sensaciones. 




Comentarios

Belén Menéndez Solar ha dicho que…
Cuando tengo un poco de tiempo libre y quiero disfrutar de buenas fotos, de buenos relatos y encima de buena música, me pierdo por este maravilloso blog. Gracias miles, vecino de andanzas.
Unknown ha dicho que…
Sensacional, increíble tu mirada.
Un abrazo
El tejón ha dicho que…
Tienes amigos en todas partes.
Preciosa entrada,Carlos.
Dos abrazos.
VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Como se busca el sol, cuando comienza el frío...no hace mucho andaba buscando las sombras y ahora procuro caminar por el sol...aquí solemos pasar directamente del calor al frío.

Besos
Sara ha dicho que…
Deliciosa entrada, él si que sabe...y tu Sol también jajajajaja.
Mi abrazotedecisivo