PEDRA DA RÁ y CASTRO DA CIDÁ



A Pedra Da Rá (la piedra de la rana), es una enorme roca de unos quince metros de altura que asemeja a este anfibio con su boca abierta, en un precioso mirador ubicado en la parroquía de San Pelayo de Carreira que pertenece al municipio coruñés de Ribeira. El mirador se encuentra a ciento noventa metros de altura y desde el tenemos una preciosas vistas de esa maravilla natural que son las Dunas de Corrubedo, pero también del pueblo del mismo nombre y el cabo donde se encuentra el faro. Además de disfrutar de una bella vista del océano atlántico y en él de las islas: Cíes, Ons, Sálvora y el islote de Os Fornos. Pero también de la bocana de la Ría de Arosa y  de la costas de Ribeira, de Arousa y de O Salnés.


El el mirador también encontraremos un cartel que nos habla sobre un castro: el Da Cidá (ciudad). Desde allí parte un camino que asciende monte arriba (Monte Da Cidá) hasta alcanzar los doscientos diez metros de altura. Este fue el lugar elegido hace dos mil quinientos años para construir este conjunto poblacional de la edad de hierro.


Rodeado de tres líneas de muralla, en la parte superior se ubican las viviendas construidas de forma circular y rectangular. El conjunto comprende unos vente mil metros cuadrados, con solo una pequeña parte excavada, unas quince viviendas. Al recorrerlo se puede comprobar la dificultad de asaltar este precioso promontorio, con enormes terraplenes que dificultaban alcanzar fácilmente el poblado. 


 En las cercanías del vértice geodésico, punto más alto del Monte Da Cidá (210 metros), podemos ver una gran roca con varias marmitas y canales. En la zona excavada de las viviendas se puede ver una construcción cuadrada que conserva sus cimientos sobre las viviendas circulares del castro, se trata de los restos de una garita de vigilancia de la entrada de la ría que fue construida en el siglo XVIII. El conjunto sufrió durante los años cincuenta y ochenta del siglo XX por la extracción ilegal de las piedras de sus edificaciones y la tala masiva de los árboles que rodeaban esta construcción castreña. 




Ver más fotografías

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Sensacional reportaje. Muy buenas imágenes.
Un abrazo Carlos
VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Hoy tus fotos nos traen unos magníficos cielos azules con unas pequeñas nubes blancas que le dan más atractivo.

Es asombroso el gran parecido que tiene esa roca con la figura de una rana.

Besos
Jesús Castellano ha dicho que…
Buenas imágenes, Carlos, con esa curiosa formación pétrea y el descubrimiento de esa zona excavada del poblado.

Saludos.
Sara ha dicho que…
Qué bonito lugar!! y cómo siempre al puro estilo Carpob, otro lugar para engrosar los sitios de visitados y DISFRUTADOS.
Mi abrazotedecisivo amigo.