FONTAÑAN




De nuevo en la montaña leonesa, esta vez para hacer una travesía entre los Concejos de Gordón y La Robla ascendiendo a las dos cumbres del Fontañan (1.643 metros), cada una de ellas en uno de los Concejos. Ya casi me había olvidado del intenso frío que puede hacer en esta parte de León a primera hora de la mañana y es que el termómetro no pasaba de tres grados, pero en cuanto salió el sol.... mucho, pero que mucho calor.


Dejamos dos vehículos, uno al comienzo de la ruta y otro al acabar la misma, salimos de la Pola de Gordón, el lugar de inicio de la ruta esta cruzando el Bernesga al lado contrario de la estación del tren, allí encontraremos un cartel con una circular al Fontañas que sale y vuelve a la Pola. Y también un envejecido indicador que reza "Pico Fontañan 3 horas y 15 minutos" y ese fue justo el tiempo que tardamos en alcanzar sus dos cimas. Salimos del pueblo por un sendero entre árboles en su mayoría avellanos siguiendo el cauce del arroyo de los Barrios, el camino asciende ladera arriba y pronto podremos contemplar la Pola de Gordón (foto 1).La ruta perfectamente marcada, continúa hasta adentrarse en un precioso robledal, seco, en este otoño extraño, con algunos matices de otoño, en marrones y ocres, pero poco más. Precioso eso si.


Tengo que decir que al intenso frío de la mañana, le sustituye un calor que cada vez va más en aumento a pesar de adentrarnos en el espesor de los bosques, continuamos siguiendo el camino, con un tramo en descenso que nos llevará a un bosque misto de hayas y robles que también dejará bellas estampas otoñales. Continuamos nuestro camino hasta un tercer bosque, este completamente de hayas, que abordamos por un camino que zizaguea por el hayedo y se eleva sobre él, con mucho calor, el camino cubierto de hojas y las hayas majestuosas e impresionantes. 


Salimos del bosque, a un terreno despejado que nos deja contemplar cumbres como el Fontún, las Tres Marías o el Brañacaballo (que ganas le tengo a esta cumbre), ya con vistas a las cumbres del Fontañan ya no queda más que ir superando el desnivel por el pedrero hasta acercarnos a la primera de sus cumbres, la de la Pola, debajo de ella una línea de trincheras y más adelante una cueva que perfora la cumbre y que usada por las tropas leales a la república para ocultarse en ellas. Vestigios de otra época que debemos de recordar, en este lugar los milicianos fieles a la República se replegaron para hacer frente a las tropas sublevadas contra el gobierno. Ascendemos los últimos metros y llegamos a la cima principal del Fontañan (foto inferior), en ella dos cruces, una el buzón situado a 1.643 metros de altura y otra en recuerdo/homenaje a una montañera fallecida en esta cumbre. La montaña a veces tiene estas cosas, bueno es recordar que nos encontramos en un medio agreste y a veces se lleva vidas.


Descendemos de esta cumbre para acercarnos a la cima Sur, también rodeada de trincheras y nidos de ametralladoras de hormigón, también con un túnel y una casamata (foto inferior), estaría bien preservar estos lugares y guardar un recuerdo a los que dieron su vida luchando en esta guerra. El sol sigue calentando y se esta muy bien en esta cumbre, contemplando La Robla, La Magdalena y hasta León perdido en la llanura. 


Pero debemos de continuar, descendemos de la cumbre siguiendo más o menos la divisoria de ambos Concejos y siguiendo las marcas que vamos encontrando, entre escobas y robles bajos, por un camino perfecto y sin perdida, y aunque podríamos atajar siguiendo el cauce seco del arroyo de San Martín decidimos seguir por la cumbrera siguiendo las marcas de la ruta para llegar al Collado de las Yeguas (foto inferior), por el camino una perra mastín que cuida de un rebaño de cabras, flaca y con hambre sale a nuestro paso, amistosa y juguetona, nosotros seguimos y ella se queda al acecho con sus cabras.


Aquí en el collado ya cogemos una pista que desciende, y vaya como desciende, hacía el valle, sigue el sol y apetece encontrar una fuente o agua para refrescar, el arroyo de San Martín baja con muy poquita agua, aún así encontramos una fuente que a pesar de que lleva poca agua y hay que armarse de paciencia, hace que merezca la pena la espera con un agua fría y cristalina. Y es que hoy no parece un día otoñal, se asemeja a cualquier día de verano, increíble. Una vez recuperados con la fresca agua continuamos bajando para adentrarnos en el Callejón de Castrillos, una pequeña y preciosa foz encajonada entre montañas creada por el arroyo, al salir de la foz el río nos regala la belleza de la cascada de "El Salto" (foto inferior), con poca agua, pero que nos permite contemplar el espectacular musgo que desciende por ella desde la cabecera a la base. Ya quedan pocos metros para llegar al final de la ruta, cruzamos una portilla y ahí esta el coche cerquita del pueblo de Olleros de Alba junto a un cartel que indica el descenso que hemos realizado desde la cumbre del Fontañan hasta Olleros.


Justo al lado una pequeña área recreativa pegada al rio San Martín, allí damos cuenta del agua fresca que traemos de la fuente para recuperar el líquido perdido por el exceso de calor, aunque ya refresca y es que en León cuando refresca, refresca.... y allí junto al río a mi mente se viene una canción de The Doors  titulada "Waiting For The Sun", vaya otoño de calor.

Ver más fotografías de la ruta

Ficha de la ruta

Lugar de salida: Pola de Gordón (León)
Lugar de llegada: Olleros de Alba (León)
Tipo de ruta: Travesía
Recorrido: La Pola de Gordón - Mata de la Muesa - El Macho - Fontañan - Collada Yeguas - Callejón de Castillos - Olleros de Alba 
Km. recorridos: 12,93 km.
Desnivel acumulado: 777 metros de subida y 661 de bajada..
Tiempo total ruta:  07:52
Dificultad:  Media

OJO: El usuario del GPS debe usar el sentido común y prestar atención, especialmente en zonas de orografía complicada y en condiciones climatológicas adversas (niebla, nieve, etc.) para evitar extravíos y/o accidentes.


Powered by Wikiloc

Comentarios

Sara ha dicho que…
Preciosos recuerdos amigo, nos prestó mucho esa subida por pola y la bajada por La Robla, lo hemos hecho mil veces, lo tenemos en casita, pero con vosotros, fue precioso, preciosa jornada de montaña y confidencias, de amistad...ya sabes lo que os queda, muchos viajes a León este otoño-invierno...y subiremos El Brañacaballo y El Cueto San Mateo además de otros muchos más, un finde a León, uno a Asturias, y así pasaremos la vida jajaja, que forma preciosa de pasar la vida.
Abrazotedecisivo amigo
Unknown ha dicho que…
Precioso recorrido, con preciosas imágenes, el otoño se hace notar.
Un fuerte abrazo
Isabel soriano ha dicho que…
Un bello paraje. Ya me gustaría poder patearlo, pero mis huesines me lo impiden. León es una de las pocas ciudades que no conozco, pero está en mi lista de prioridades, eso si...cuando no haga frio..jeje.
Un abrazo
Jesús Castellano ha dicho que…
Bonitas fotos de esa travesía, Carlos, me imagino esos paisajes cambiando sus tonalidades a los colores del otoño.

Saludos.