TIC, TAC...

“No me importa si el animal es capaz de razonar, 
sólo sé que es capaz de sufrir, 
y por eso, 
lo considero mi prójimo.”

Albert Schweitzer











Tic, tac.... me pregunto si será así el sonido del latido del corazón de un rebeco, y me lo pregunto porque por mucho que he buscado y rebuscado nada he encontrado sobre los latidos de los rebecos, podéis probar a poner en google "como late el corazón de un rebeco" incomprensiblemente la palabra rebeco sale tachada, comprendo y entiendo que nadie haya sentido la curiosidad o la necesidad de saber como es el latido de su pequeño corazón, siento que al ritmo de su tic, tac... probad, tocaros el vuestro, sentirlo solo unos segundos, late, palpita al ritmo de su tic, tac... su corazón, el corazón de los rebecos late igual que el nuestro, si ya sabemos como late y ahora, ahora vamos a  imaginar que estamos en un risco, colgados en la ladera de una montaña, bajando por esa ladera empinada y de repente notamos, presentimos que algo pasa, miramos, volvemos a mirar y aunque no vemos nada, sentimos que debemos bajar, pero no sabemos exactamente si tenemos que hacerlo o tal vez debamos subir y al final alocadamente decidimos descender, pero de repente nos paramos, presentimos que nos hemos equivocado de camino, pero ya no hay vuelta atrás y descendemos alocadamente, precipitadamente ladera abajo entre las ramas, sabiendo, presintiendo que algo nos va a ocurrir... y ahora volver a poner la mano en vuestro corazón, late más fuerte, pues ya podemos imaginar el tic, tac... de su pequeño corazón. 

Comentarios

VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Esa reflexión de Albert Schweitzer, deberíamos tenrla en cuenta los seres humanos...es repugnante las acciones de maltrato animal que últimamente han slatado a los mdeios de comunicación.

Que tengas un estupendo fin de semana!

Besos
MoniRevuelta ha dicho que…
Pues yo sí me lo he preguntado Carlos. Y sé que me crees :)
Exactamente así los considero yo, mis prójimos, y exactamente por lo mismo.
Un post que me encantado, difícilmente igualable en sensibilidad y belleza. Adoro los rebecos, muchas (miento, sólo algunas) veces se han acercado a mí, me han mirado a los ojos; se han sentado en frente. Es alucinante la sensación, hay que vivirla. Y sólo lo comprende el que lo ha hecho.
Un abrazo muy grande, Carlos.

Ana Mínguez Corella ha dicho que…
Muy bonitas imágenes de esta joya ibérica.. Un saludo
Jesús Castellano ha dicho que…
Estupendo seguimiento fotografico le has hecho a ese rebeco. La cita, muy buena.

Saludos.
Sara ha dicho que…
La cita maravillosa, el que no aparezca el Rebeco en Internet no me sorprende, mejor así, ojalá no apareciesen otras muchas cosas...y tus vivencias siempre extraordinarias mi amigo querido Carlos, esta entrada se sale de bonita...seguro que tu corazón y su corazón latió al unísono.
Mi abrazotedecisivo
Conchi ha dicho que…
Nunca me he hecho esa pregunta, de lo que sí estoy segura es que no me gusta el maltrato a los animales. Bellas imágenes Carlos.
Un abrazo.
CARLOS ha dicho que…
Ventana de foto, es una frase impresionante y real, tiene mucho más corazón que nosotros, muy buena semana para ti Antonia, un beso.

Moni Revuelta, se que si, que lo has echo, para mi son así, mis prójimos, con los que comparto esa naturaleza que tanto nos gusta y necesitamos, te voy a contar algo, una ve en los Picos bajada de Jermoso a buscar a unos amigos, iba solo y me encontré un rebaño de rebecos pastando, me senté, al principio andaban lejos, pero empezaron a rodearme, al final pastaban a mi lado, casi extendía mi mano y los tocaba, ellos nos sienten y como tu bien dices esa sensación hay que vivirla, pero mi corazón explota de emoción cada vez que me los encuentro. Otro muy grande para ti Moni.

Ana Minguez, una de esas joyas que tenemos en la naturaleza, gracias, me alegra que te guste. Un saludo.

Jesús, andaba asustado, de arriba a abajo por la peña, sin saber que hacer y se dio la casualidad que yo estaba arriba, justo encima de él, afortunado y mucho. Un saludo.

Sara, la cita es para hacer carteles gigantes y ponerlos donde tu y yo sabemos, no entiendo ese crueldad del porque si, ellos son los verdaderos protagonistas de los lugares que pisamos, recorremos y sentimos, sin ellos que sería de nuestra existencia.... sabes que si que mi corazón latió y mucho... abrazo.

Conchi, tal vez deberían de hacérsela aquellos que aún dudan de que son seres vivos y que tienen un corazón igual que el nuestro. Un abrazo Conchi.