TARTA DE PERAS Y CREMA DE AVELLANAS

“El cocinero no es una persona aislada, que vive
 y 
trabaja sólo para dar de comer a sus huéspedes. 
Un cocinero se convierte en artista
 cuando
 tiene cosas que decir a través de sus platos,
 como un pintor en un cuadro” 

Joan Miró


Y como dijo Miró comencemos a pintar el cuadro y en la paleta que será la mesa pondremos los ingredientes para esta Tarta de peras y crema de avellanas: masa quebrada, avellanas, azúcar, margarina, huevos, brandy, peras conferencia y canela. Y hoy será la voz del cantante peruano Martín Zarzar la que nos ponga la melodía a esta singular mezcla de ingredientes. Y mientras suena su versión de "Moliendo café" comenzamos a elaborar la crema de avellanas. Sobre la mesa las avellanas, las reinas de esta tarta, después de partirlas y limpiarlas ponemos en un bol 200 gramos de ellas, añadimos 150 gramos de azúcar, 40 gramos de margarina a temperatura ambiente, tres huevos y dos cucharadas de brandy y trituramos todos los ingredientes, mientras Martín se ha puesto a cantar "Lifted High", cuando esté todo bien picado y mezclado lo apartamos y reservamos.


Y continuando con la tarta nos ponemos con las peras, 4 peras grandes Conferencia, que pelamos y descorazonamos y seguidamente partimos en laminas finas que vamos colocando en un bol, cuando tengamos las cuatro añadimos una cucharada de azúcar y canela, al gusto, a mi gusto que me gusta, que le de sabor a canela. Tapamos el bol con papel film y lo metemos en el microondas durante cinco minutos a máxima potencia. Mientras tanto Martín nos deleita con su canción "Petite fleur", pasado ese tiempo sacamos la peras y las trituramos con la batidora, un poco, lo suficiente para que no quede echo un puré. Las ponemos en un colador de malla y dejamos que suelten todo el líquido. Una vez se queden sin líquido apartamos y reservamos.


Martin Zarzar nos canta "Two dollars to ride the train" mientras nos llega el aroma de las peras y la canela. Encendemos el horno, lo ponemos a doscientos grados y esperamos que caliente, mientras tanto vamos a elaborar la tarta, cogemos un molde redondo y sobre el colocamos la masa quebrada de forma que quede en forma de bol, sobre ella colocamos la compota de peras y encima de esta la crema de avellanas. Cuando el horno esté caliente introducimos la tarta dejando que se haga durante unos treinta minutos, pasados estos comprobamos que esté echa por dentro y retiramos.

Fue el escritor francés Guy de Maupassant quien dijo que “la cocina es alquimia de amor”, mientras Martín susurra su "Quizás, quizás, quizás" y la casa comienza a llenarse de aromas con sabor a canela, pera y avellana.

Espero que os guste y buen fin de semana para tod@s.

Comentarios