SOMBRAS


¿La encontré yo a ella? o ¿fue ella la que me descubrió a mi?, aquella tarde de un día cualquiera de septiembre me descubrió rebuscando entre los rincones más ocultos de mis bosques intentando en vano escapar de los aguijonazos de un sol que amenazaba con derretirnos, andaba yo casi desesperado por encontrar una sombra en la que ocultarme cuando fui a detenerme en el mismo lugar que ella ya ocupaba, cuando mis ojos cegados por el sol se fueron acostumbrando a sus sombras apareció suspendida sobre un pequeño trébol de tres hojas, allí entre ellas se refrescaba en silencio entre las sombras apagadas de un camino cegado por el sol, y yo después de contemplarla y ver que seguía adormecida y absorta en sus silencios me acurruqué a su lado y lo hice entre las oscuras sombras, en el silencio, sin más ánimo que el de acompañarla y cerré los ojos para escuchar la brisa, y respiré la humedad que llegaba de un pequeño riachuelo que pasaba a nuestro lado, olí la dulce fragancia de la hierba que cubría los campos y me adormecí con los lejanos silbido de un águila que surcaba los cielos, y fue cuando al abrir los ojos para volver a mirar en las sombras lo vi, a su lado, apoyado sobre una de las hojas del trébol donde ella reposaba descansaba un ángel, y fue allí entre esas sombras donde nos quedamos la mariposa, yo y el ángel escuchando la brisa, respirando la humedad de aquel pequeño riachuelo, oliendo la fragancia de la hierba y adormeciéndonos con los lejanos silbidos de las águilas, sucedió entre las sombras un día cualquiera de este mes de septiembre.

Comentarios

Sara ha dicho que…
ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh y mil veces oh,que delicia de entrada; ya me pongo al día con mi blog y con los vuestros Carlos, con mis blogs amigos, ya andaré por aquí con asiduidad para disfrutar de tus entradas y tus sueños, de tus andanzas y experiencias montañeras y de vida...y seguro te acompañaré, os acompañaremos en algunas de ellas jjjjjj.
Mi abrazotedecisivo amigo