TULIPAS DE FRUTAS y FINANCIERS

 El verano es para las cosas sencillas, para no perder mucho el tiempo y disfrutar del aíre, de la calidez del sol y del tiempo libre, así que vamos con dos sencillas recetas que harán que haya merecido "malgastar" un poquito de tiempo en la cocina, como siempre que cocino dos cosas imprescindibles, buena música y un libro para robarle tiempo al tiempo. La música elegida fue todo un descubrimiento, el grupo se llama "Nosotrash", son de Gijón y mientras hacemos estos dos postres vamos a descubrirlas, así que le damos al play y suena "Pereza"; el libro, ya llevo un tiempo sumergido entre sus páginas y apenas si me quedan unas cien para terminarlo "El error azul" de Javier Lorenzo.


Comenzaremos con unas "Tulipas de frutas", vamos colocando sobre la mesa seis tulipas bañadas en chocolate, tres fresas, un kiwi, una manzana, una naranja, medio litro de nata, ciento veinticinco gramos de azúcar moreno, una cucharadita de cuajada en polvo y fideos de colores. Mientras suena "Completamente sola" comienzo a preparar el chantilly que va a ser de naranja, en un bol pongo la nata y el azúcar, bien fría, con un batidora de barillas la monto un poco, corto la naranja por la mitad y de una parte saco su jugo, lo añado a la nata y continuo batiendo, a continuación la cucharadita de cuajada, una vez los ingredientes estén ligados lo reservamos. Ahora hay que cortas las frutas: las fresas, la manzana y el kiwi en trozitos pequeños; para finalizar comienzo a elaborar el postre, cojo una tulipa de chocolate y la cubro con el chantilly, sobre el coloco piezas alternativas de las frutas y sobre ellas para adornar el postre fideos de colores, lo metemos en la nevera durante unos minutos para que enfríe y a disfrutarlo.



"Dando vueltas" comienza a sonar en el Mp3 cuando comienzo a colocar los ingredientes para hacer "la segunda de las recetas, unas "Financiers": cien gramos de almendra molida, cien gramos de harina, ciento veinticinco de mantequilla, ciento ochenta de azúcar moreno, cinco huevo y sal. Cojo un bol y en comienzo a poner los ingredientes, la almendra molida, la harina, el azúcar moreno, la sal y la mezclo con mis manos; separo de los cinco huevos, las yemas de las claras y estas últimas las añado a la masa; en un cazo caliento la mantequilla y la añado también a la masa; una vez esté la mantequilla templada comienzo a amasar la masa durante cinco minutos con las manos durante unos cinco minutos, pasado ese tiempo la tapamos con un paño y la metemos en la nevera, tendremos que esperar una media hora. Y aquí le robo tiempo al tiempo para sumergirme en "El error azul"; "La sexta vocal es la mezcla de las otras cinco. (…) Cuando el español percibe que se ha superado el umbral de su aguante discursivo, siente de inmediato que le hacen víctima de una afrenta, Y es en ese instante cuando surge la sexta vocal. Ese aluvión sonoro que dura menos de un segundo pero que marca con vitriolo el terreno propio. (…) La sexta vocal es la que en España señala el comienzo de todos los conflictos. La que simboliza el miedo a pensar, a discutir abiertamente y sin prejuicios. El único riesgo que un español no está dispuesto a arrostrar es el de que le convenzan".

Y así sumergido en las palabras de Javier Lorenzo se me pasa esa media hora, momentos antes he precalentado el horno a doscientos grados. Aceito una docena de moldes y coloco en ellos la masa, tengo otros veinte minutos de espera mientras las Financiers comienzan a distribuir por la casa el aroma de almendra, mientras en mi Mp3 suena "Arte" de Nosotrash, la canción que me descubrieron y que hizo que yo descubriera a este grupo; pasado ese tiempo espero a que enfríen mientras continuo sumergido en "El error azul" disfrutando a la vez del aroma de las Financiers sobre la mesa de la cocina.



Comentarios