SENDA COSTERA: LA FRANCA-BUSTIO


   Un nuevo tramo de senda costera, aunque a decir verdad en este tramo entre las localidades del Concejo de Ribadedeva tocamos el mar un par de veces, el resto de la senda atraviesa pueblos y lugares preciosos pero bastante alejados del mar Cántabrico, aún así había que cumplir y realizar el tramo entre estas dos localidades asturianas para alcanzar el límite con nuestra vecina provincia de Cantabria en la localidad de Bustio.


   En estos tiempos en los que ya sales con mucha información antes de empezar una ruta y que te informas sobre ella no llama la atención que el inicio de la "Senda Costera" en La Franca se dirija hacía el interior, en dirección a la Sierra del Cuera, pero como dije antes si es paradójico que una senda costera se aleje del mar, aunque lo sea para descubrirnos pueblos y rincones tan espectaculares como los que hemos encontrado en esta ruta. Y así fue que salimos de La Franca por la carretera que se dirige a Bojes y Noriega en un día soleado del mes de julio, nada más atravesar por un túnel la autopista dejamos esta carretera para tomar otra más estrecha que se dirige a Matavieja, avanzamos entre prados con vistas a la Sierra del Cuera que como es costumbre se encuentra cubierta de nubes, atravesamos Matavieja y seguimos hasta el pueblo de Ahijo y a continuación hasta el de Llavendes para descender también por carretera hasta la nacional 634 hasta la localidad de La Peral, en este pueblo merece la pena detenerse un momento para contemplar la Ermita del Cristo.


   Cruzamos la carretera nacional, ahora con mucho menos tráfico desde la reciente construcción de la autopista y seguimos por carretera (y la llaman Senda) ascendiendo los dos kilómetros de asfalto que nos separan del precioso pueblo de Pimiango, el ascenso nos permite elevarnos sobre el valle y disfrutar de las vistas sobre el Cuera y el Concejo de Ribadedeva, entramos en el pueblo por su Palacio, fundado en el siglo XIII, también como no y aunque no pase la "Senda" por él, nos adentramos en el pueblo para ver el discurrir de sus calles, disfrutar de sus hórreos y casas típicas asturianas y de las vistas ya que el pueblo se encuentra situado en lo alto de la Sierra de Tina. Pero seguimos por la "Senda costera" y ni rastro del mar y seguimos pisando asfalto, la carretera nos acerca hasta el Mirador del Picu y si por fin vemos el mar, la ensenada el Rojelguero, el faro de San Emeterio en medio del bosque, seguimos descendiendo por carretera en la búsqueda de otro punto de interés o más bien dos, la cueva del Pindal y la Ermita de San Emeterio.


   Y nos acercamos al entorno idílico de la Cueva (de la que ya os he hablado en el blog) situada en la ensenada del Moral, solo es visitable con permiso, Patrimonio Nacional es un joya del arte prehistórico. Pero hay que seguir y ascendemos para retomar el camino, por cierto seguimos viendo el mar, nos acercamos a la Ermita de San Emeterio, un lugar idílico, un remanso de paz, data de principios del siglo XIII, un lugar claramente construido para el recogimiento... avanzamos por un sendero, dejamos por fin la carretera, un sendero que va por la costa, genial y por un precioso camino entre árboles cercano al mar nos vamos aproximando a otra joya: el Monasterio de Santa María de Tina, bueno realmente sus restos, queda levantada y en ruinas parte de la iglesia y algunas construcciones de lo que fue este monasterio, del que ya se recogen testimonios en el año 932, aquí es obligatorio dejar la senda y recorrer las ruinas para buscar conscientemente la rasa costera y los acantilados que dan a la mar, uno se imagina sentado sobre estos acantilados el recogimiento y la tranquilidad que ofrecía a los monjes que aquí vivieron este lugar.


   Dejamos las ruinas del viejo monasterio y ascendemos por una pista hormigonada de nuevo a la Sierra de Tina, lo hacemos entre eucaliptos y multitud de helechos, con llamativas mariposas adornando el camino, así llegamos al lugar conocido como Tramoscantos y a nuestra derecha cerquita el pueblo de Pimiango, vaya vueltita que nos ha dado la senda, descendiendo de la Sierra y volviendo a ascendernos a ella, pero lo bueno es que durante ese tramo fue senda y costera, ahora, ahora volvemos a alejarnos del mar y ya no es senda es pista, pero aún  hemos de bajar por segunda vez de esta sierra, esta vez para acercarnos a La Texera ya con vistas de la Ría de Tina Mayor, ría que forma el río Deva en su desembocadura a la mar. Una vez llegamos a la marisma, seguimos por un camino hasta llegar a la carretera que entra en el pueblo de Bustio, lugar donde concluye o se inicia la Senda Costera asturiana que recorre nuestro litoral, al otro lado del río Deva el pueblo cántabro de Unquera.


   Desde Bustio aún queda regresar a La Franca como la Senda Costera nos enseñó mucha carretera lo hacemos por esta y desandamos los siete kilómetros que separan ambas localidades (no incluidos en la ruta) caminando tranquilamente por la Nacional 634, contemplando sobre la Sierra de Tina el hermoso pueblo de Pimiango y mientras caminaba por el asfalto a mi mente se vino una canción del australiano AC/DC que se titula "Highway to Hell" y es que el asfalto ardía de calor ese precioso día de verano del mes de julio. Espero que os guste la ruta y por supuesto también la canción.



Ficha de la ruta

Lugar de salida: La Franca (Ribadedeva-Asturias)
Lugar de llegada: Bustio (Ribadedeva-Asturias)
Tipo de ruta: Linial
Recorrido: La Franca - Matavieja - Ahijo - Llavendes - El Peral - Pimiango - Mirador del Picu - Cueva del Pindal - Ermita de San Emeterio - Monasterío de Santa María de Tina - Tramoscantos - La Texera - Bustio.
Km. recorridos: 14,80
Desnivel acumulado: 380 metros
Tiempo total ruta:  04:36
Dificultad:  Fácil
Track del gps: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10189841

Comentarios

Sara ha dicho que…
Cúantas veces recorrí estos caminos...es mi paraiso.
Abrazotedecisivo