SILENCIO


Tal vez mis palabras vengan a romper vuestro silencio, el silencio necesario para disfrutar del susurro del agua, tal vez mis palabras no fuesen necesarias para acompañar el alegre canturreo mientras esta se desliza entre las piedras, tal vez mi silencio fuese obligado para así dejar que disfrutaseis gustosamente del frescor de ese agua cristalina, el silencio, mi silencio y fue mi silencio el que me llevó a ella que no la casualidad, en silencio seguía unas huellas estrechas y alargadas de uñas afiladas que yo intuía eran de un pequeño zorro, y siguiéndolas en silencio con la esperanza puesta en encontrarme con su propietario me fui internando en el bosque acompañando a su rastro y ello me condujo a una pequeña senda entre retorcidas hayas, hayas que no conocía y a las que me fui presentando cuando sin darme cuenta perdí ese rastro y las huellas desaparecieron misteriosamente en el bosque y fue desde allí cuando escuché su rumor, este comenzó a apagar el silencioso crepitar de las hojas mecidas por el suave viento y así llegué hasta el bullicioso manantial donde nace la riega, en completo silencio y fue en ese silencio mientras disfrutaba del susurro del agua y de su canturreo al deslizarse entre las piedras cuando me dormí, lo hice arrullado por el crepitar del agua y a mi sueños acudió una xana, una preciosa xana de cabellos dorados que vivía en una cueva no muy lejos de esa riega, la xana estaba locamente enamorada de un joven pastor que pasteaba su ganado en un prado cercano y este la correspondía, un día el joven pastor se acercó a la riega y le ofreció matrimonio y ella sin dudarlo aceptó su ofrecimiento, el joven bajó al pueblo y subió de nuevo hasta la fuente y allí le  tiró por encima un puñado de tierra de la iglesia y allí mismo en ese lugar la xana se convirtió en mujer. Me despertó de mi somnolencia lo que a mi me parecieron unas pisadas en el agua y al levantarme vi impresas en la orilla una pequeñas huellas estrechas y alargadas de uñas afiladas.

Manolo Morán - La Xana

Comentarios

Patricia ha dicho que…
wow! Lindo video, realmente un regalo escuchar la naturaleza y ese "susurro" del agua que invita a la paz. Solo siguiendo las huellas se podran encontrar.
Un beso, feliz fin de semana.
MoniRevuelta ha dicho que…
No fue sólo un sueño....
Que calma y que paz, el sonido de el agua, Carlos:)
Un abrazo
fany sinrimas ha dicho que…
Muy bonito relato. La primera parte descriptiva de un paisaje idílico, y la segunda, una fantasía onírica inducida, sin duda, por ese entorno que sumerge la imaginación en un ensueño.

Un abrazo y buenas vacaciones.
VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Ese susurro del agua, hasta te hace sentir su frescor.

Besos
Teté M. Jorge ha dicho que…
Que precioso... as palavras e o silêncio das águas...

Beijo.
CARLOS ha dicho que…
Patricia, gracias, la naturaleza siempre nos regala auténticos susurros de paz, un enorme abrazo y buena semana para ti.

Moni Revuelta, esas riegas en medio del montes son lugares mágicos en los que las leyendas abundan, yo también pienso que no lo fue... un abrazo.

Fanny Sinrima, el paisaje y la mitología se mezclan en lugares tan increíblemente hermosos como esa pequeña cascada. Un abrazo y buenas vacaciones también para ti.

Ventana de foto, en estos días se agradece, aunque aquí ha vuelto a refrescar, besos.

Teca M. Jorge, muchas veces las palabras sobran, gracias mi querida amiga. Un beso.