MOMENTOS INOLVIDABLES





Me da la sensación de que me repito que giro y giro sobre las mismas cosas, que nuevamente vuelvo a hablaros de encuentros, de esos encuentros casuales que a mi me acaban quitando mi respiración, de esos instantes que quieres detener y en los que no te atreves ni a respirar por miedo a que todo se evapore y esa magia, la magia que envuelve ese instante se acabe destruyendo para siempre, hoy os acerco cuatro fotografías, las tres primeras sucedieron en este mes de julio que se nos diluye entres días con soles, orbayos (lluvia fina) y lluvias, la otra, la última también es de julio pero del año dos mil seis... en ambos meses de diferentes años me encontré con mi hada, es cierto, es cierto, no se un hada, es una libélula, pero sabéis para mi lo es, esta la de este mes de julio que se nos acaba me regaló sus aleteos en una pequeña charca de agua y de ella, del agua se iba a deslizarse sobre una hoja, cambiando desordenadamente de la hoja al agua sin un orden aleatorio, como hacen las hadas, surgiendo de las sombras y dejando que el sol de la mañana proyectase sus sombra sobre la flor, para impresionarme, para quitarme el aliento, para hacerme sentir afortunado, se que los encuentros con las hadas son así de sorprendentes, lo se porque en aquel mes de julio del año dos mil seis me sucedió, yo acudía a mi cita con el sol, corriendo por el Parque Nacional de Doñana en uno de mis amaneceres, cuando otra hada (o tal vez la misma) surgió de las sombras para posarse delante de donde me encontraba para disfrutar conmigo de aquel hermoso amanecer. 
Momentos más que inolvidables.

Comentarios

VENTANA DE FOTO ha dicho que…
Esos momentos inolvidables se reviven nuevamente, cada vez que se contemplan las fotos.

Besos
Germán Ibarra Zorrilla ha dicho que…
Magnífico, y las fotos son preciosas Carlos. Un abrazo desde Castro.
Monchu ha dicho que…
Grandes esos "Momentos Inolvidables"
Guapes semeyes
Un saludo