EL VALLE DE OTAL


  Imagina, si, imagina una enorme pradera, una pradera verde llena de flores, en ella corretean las marmotas, la pradera la atraviesa un río de aguas transparentes, al final del mismo una preciosa cascada baja de la montaña, el valle esta cerrado por preciosas montañas. Si eres capaz de imaginar esto, te gustará el valle de Otal, un precioso valle glaciar que se encuentra en el Pirineo oscense. Para llegar a el hay que ir hasta el refugio de San Nicolás de Bujaruelo y desde el ascender por una pista que va paralela al río Ara y se interna en el valle de Bujaruelo hasta llegar al desvío que va hacía Otal, una pista que podemos evitar ascendiendo por un sendero que zigzaguea en la montaña y que nos llevará hasta la entrada al valle de Otal, allí contemplaremos lo que os habéis imaginado, la enorme pradera verde repleta de millones de flores, marmotas que saldrán a nuestro paso y que chillarán desde las rocas, pájaros, mariposas y también ese río de aguas transparentes que es el Otal y al fondo del valle un refugio y un poco más allá la cascada de Otal, un lugar para sentarse y disfrutar del rumor del agua y el sol. Y sobre nosotros el circo de montañas que cierra el valle: Otal, Ordiso. Un precioso lugar del pirineo oscense.

Comentarios

Patricia ha dicho que…
Lo imagine y me gustoo, gracias por llevarnos por Otal con esas lindas fotos, la de la mariposa me encanto!!
besos, feliz fin de semana!
Unknown ha dicho que…
Una ruta corta y sencilla que se puede hacer sin ningún tipo de problema. Una de los sitios más bonitos que he visto. Es impactante llegar a la entrada del valle de Otal y ver esa extensión llena de flores, al fondo la cascada, las marmotas correteando....etc. Un lugar digno de ser visitado y que algún día volveré a pisar.