EL GORRION



Amaneció cansado.

 Más encorvado
 aún, el pico fuerte.
 Sufría en el camino 
 su diminuta sombra cenicienta.
 Cavó él mismo un sencillo 
 hoyo para su cuerpo, y se dejó caer, 
 sin fuerzas, dentro ...

 Entonces, las piadosas
 manos del viento
 cogieron unos cuantos
 pañuelos verdes
 de los eucaliptus
 y cubrieron 
 el arpa, ya sin notas, 
 de su cuerpo ...

Julio J. Casal


Tal Como Eres - El Canto del Loco

Comentarios

MoniRevuelta ha dicho que…
Cuanta belleza, Carlos. Bello arpa, bellas piadosas manos del viento...
Bellísima foto. Y bellísima canción.
Un saludo
CARLOS ha dicho que…
Moni Revuelta, así es la naturaleza, conjugarla con poesía y música es todo un placer para los sentidos. Un saludo y gracias.