EL GLOTÓN

 

El día había amanecido fresco, la nieve volvía a cubrir las lejanas montañas y a pesar de estar muy avanzada la primavera el invierno había entrado insultantemente tratando de arrebatarnos el calor primaveral de los días pasados, la lluvia había danzado con la noche y negros nubarrones cubrían el cielo ocultando el sol.


Las flores golpeadas durante los días pasados por un intenso goteo de fría lluvia se habían replegado y ansiosas volvían a mostrar sus encantos a la espera de la aparición de un tímido rayo de sol, desesperadas ofrecían su polen y su olor.


De repente se escuchó un zumbido, pasó aleteando casi sin mirarlas, de repente su olor hizo que su aleteo se detuviese y atraído por su fuerte olor pego un giro y cayó en picado sobre ellas, tal vez pensó que había llegado al paraíso cuando se sumergió en un inmenso mundo de pequeñas flores.


El iba de la una a la otra, casi no se posaba y volvía a elevar el vuelo para posarse en otra, así una y otra vez, parecía no creerse su suerte, de repente en el cielo se escuchó un fuerte zumbido y en segundos cientos de pequeños glotones como él comenzaron a posarse en el Tajinaste azul.

Jimmy Eat World - Hear You Me

Comentarios

MoniRevuelta ha dicho que…
Tienen muy buen gusto estos glotones...

Un saludo!
CARLOS ha dicho que…
Moni Revuelta, pues la verdad es que si, hasta apetecía ponerse a su lado y probar. Un saludo.