CAMARMEÑA


   Situado a cuatrocientos veinte seis metros de altura en el corazón de los Picos de Europa se encuentra un pueblo cabraliego que llamará nuestra atención si descendemos por carretera desde Sotres o Tielve, como imaginarse un pueblo colgado en la montaña, en el que las casas se alzan conjugadas con la roca y desde el que podemos admirar el monumento natural del Pico Urriellu. Camarmeña es una pequeña aldea en la que viven una escasa decena de habitantes, muy ligada a la historia y conquista de muchas de las cumbres de los Picos de Europa y también el lugar natal de grandes montañeros asturianos. Desde cualquier lugar podremos contemplar la belleza del Parque Nacional en el que nos encontramos, pero también desde el mirador construido por montañeros veteranos en el que encontraremos grabada la historia de estos montañeros y del Picu, como llaman aquí a Urriellu. Para subir hasta esta atalaya podemos hacerla por la moderna carretera o por el camino antiguo que subía desde Poncebos hoy ruta PR. PNE-31 "Camarmeña", lo que nos hará regresar a un pasado no muy lejano en el que los que vivían en esta aldea bajaban y subían por el hasta la carretera. En el pueblo encontraremos casas rurales, bar y un restaurante donde podremos disfrutar de la afamada gastronomía del Concejo de Cabrales.


Llan de Cubel - Cabraliega

Comentarios

Sara ha dicho que…
Es un sueño de pueblecito...hace muuuuchos años que no voy, muchos y veo que está precioso...este año desde LLanes nos acercaremos, desde luego que si.
Mi abrazotedecisivo y veo con mucha alegría que habeis disfrutado esos días de paz y relax...esro si que es vida, la esencia de la vida...las fotos impresionantes como siempre.
Jesús Castellano ha dicho que…
Bello lugar nos acercasen esta entrada, Carlos.

Saludos.
CARLOS ha dicho que…
Sara, mi querida amiga, no teníamos intención de subir allí, íbamos para Bulnes pero había tanta gente que como que no, así que nos empericotamos un poco por el camino viejo a Camarmeña y en minutos ya estábamos solos sobre centenares de personas que iban para el Cares y Bulnes, ye lo que tien Picos, disfrutamos en soledad de un camino que era el que había antes de hacer la carretera. Un enorme abrazo y a ver si coincidimos.

Jesús, un pueblo diferente, de vida dura pero precioso. Un saludo Jesús y gracias.