viernes, 26 de agosto de 2016

PAPILIO MACHAON


Papilio Machaon Linnaeus. 1758 (macaón)



   Conocida como Cola de golondrina o golondrina gigante, es una mariposa grande con una forma vagamente triangular y una envergadura de entre treinta y cincuenta milímetros. Presenta dibujos negros sobre un fondo amarillo brillante y un borde negro adornado con máculas azules y una mácula roja al ala trasera. La generación estival, más clara y de mayor tamaño, se denomina f. aestivus Zeller, 1847. Vuela de abril a agosto, en dos o tres generaciones al año.

   Pone sus huevos en las hojas de la planta madre (hinojo, eneldo, perejil, zanahoria) y estos eclosionan una semana después, el desarrollo larvario dura aproximadamente un mes. La oruga tiene una actividad diurna y se puede ver desde mayo a julio y agosto. Según las estaciones, el estado de pupa dura tres semanas o todo el invierno. Son de color variable, verdes (crisálidas de primavera o verano) o grisáceas (crisálidas invernantes), y se sujetan a los tallos de la planta nutricia por el cremáster y por un cinturón de seda. Inverna como crisálida.

   Esa mariposa frecuenta las flores de los cardos, bebederos, es frecuente observarlas en prados floridos, áreas abiertas, márgenes de caminos y jardines, desde el nivel del mar hasta más de dos mil metros. Los machos de esta y otras especies tienen preferencia por agruparse y volar juntos en la cima de colinas y montañas, fenómeno conocido por “hilltopping”.

   Presente en toda la Península Ibérica y Baleares,donde vuela la subespecie hispanicus Eller, 1936. En Asturias está distribuida de forma dispersa por toda la región.

jueves, 25 de agosto de 2016

FAJAS DE PETAZALS Y CANARELLOS



"La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrece a los que la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse en una cueva en la que sonará o morirá".

Khalil Gibran


    Nos encontramos en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en la provincia de Huesca, ya hace unos años que no venía a este increíble lugar, aquí son muchas las rutas que podemos realizar, todas ellas perfectamente balizadas y marcadas por los guardas del parque.Tenía unas ganas enormes de volver a subir por las fajas de Racón, Petazals y Canarellos, pero los guardas nos indican que la de Racón está aún cerrada por desprendimientos, una pena, pero eso da pie a que podamos alargar un poco la ruta y acercarnos a algún que otro lugar de esta auténtica joya de nuestra geografía, este monumento a la naturaleza que es el Parque Nacional de Ordesa.


   Muy temprano llegamos al aparcamiento habilitado para vehículos en el lugar conocido como Pradera de Ordesa (en época veraniega no dejan subir coches y tenemos que hacerlo en autobús desde el pueblo de Torla). Pasamos la casa de los guardas y tomamos el camino principal, bastante transitado pese a la hora que se dirige a la famosísima cascada de la "Cola de Caballo", desde los primeros instantes el bosque nos deja claras muestras de la hermosura del lugar por el que transitamos. Seguimos paralelos al río Arazas que baja muy cargado de agua, las cascadas tienen que estar exuberantes. Un poco antes de la Laña Sarratieño dejamos el camino para tomar el balizado como Cascada de Cotuero, Clavijas de Cotauero o Faja de Canarello. El camino se estrecha y pasa a ser un sendero de montaña que va zigzagueando por el bosque siempre en ascenso, un bosque que nos muestra toda su crudeza, impresiona ver la enorme cantidad de árboles muertos, algo que llamó y mucho mi atención la primera vez que pise estos bosques.


   El camino que asciende por el barranco de Cotautero pronto se encontrará con el río del mismo nombre, atronador, impresionante como resuena en ese barranco. Seguimos ascendiendo por un camino montañero sumergido en el bosque, entre enormes ejemplares de pino negro y haya... un bosque lleno de magia. Llegamos al refugio no guardado (preparado para aguantar tormentas) y justo frente a nosotros se presenta la impresionante cascada de Cotatuero (foto superior), allí tenemos que cruzar el tormento río, para ello hay un puente de hierro que salpica impasiblemente la gran cantidad de agua que desciende por la cascada, sobrecoge tanta fuerza, vale la pena detenerse y contemplar con admiración esta preciosa cascada. Justo en este lugar comienza la primera de las fajas la de Petazals, el sendero va ascendiendo lentamente hacía el circo de Cotatuero casi en dirección a la impresionante cascada. El ascenso es lento, pero no por el desnivel, si no por las impresionantes vistas que nos ofrece este precioso circo.


   Y nos metemos ya de lleno en la faja, el sendero se estrecha y se verticaliza, debajo de nosotros toda la inmensidad del bosque por el que hemos ascendido (foto superior) y también distinguimos el aparcamiento donde hemos dejado el coche y más allá la espectacular figura del pico Otal en el valle de Bujaruelo. La senda deja de subir para ir faldeando con alguna que otra subida y bajada por debajo de la fragueta Fraucata, la senda no presenta mayor problema que ir con cuidado, una caída desde aquí daría con nuestros huesos cientos de metros por debajo de nuestro sendero, las vistas ni que decir tiene son realmente espectaculares. Continuamos hacía el lugar conocido como Garmo Los Ciegos gira para penetrar en la segunda de las fajas, la de Canarellos.


   No hay mucha diferencia entre ambas fajas, tal vez la de Canarellos sea mucho más herbosa y con más cantidad de bosque que iremos pasando, también con vistas espectaculares y muy aéreas que no presentan mayor problema que el estar atentos al lugar por el que vamos caminando (foto superior), tengo que decir que la primera vez que hice estas dos fajas las hice en el sentido contrario al que las estoy realizando ahora y sigue siendo espectacular. La Faja finaliza en un precioso bosque conocido como el "Bosque de las Hadas" y es que aquí en este bosque y en cualquiera de los que forman este ecosistema del Parque nos encontraremos inmersos en lugares realmente mágicos, esa espectacular mezcla que forman las hayas y los pinos y los muchos rincones espectaculares que deja el bosque. El sendero desciende lentamente por el bosque hasta dejarnos en el camino que conduce hacía las gradas de Soaso y la cascada de la "Cola de Caballo".


   Aquí podríamos regresar a la pradera y disfrutar tranquilamente del resto del recorrido por el bosque, pero decidimos continuar en dirección al Circo de Soaso, para contemplar más de cerca las espectaculares cascadas de las Gradas de Soaso (foto superior), el camino es un hervidero de gente, que se desplaza tanto por el camino como por las margenes del Arazas, que diferente a ese sendero de altura de las dos fajas por el que caminamos en soledad, así que aquí en las Gradas nos detenemos y buscamos un lugar tranquilo para comer a la orilla del río. Desandamos lo andado para regresar al lugar por el que descendimos al camino desde la Faja de Canarellos y nos internamos nuevamente en el bosque de las hayas (foto inferior).


   El camino nos acerca a las cascadas del río Arazas, primero a la aérea y singular cascada de la Cueva que podremos ver desde los tres mirados habilitados por el Parque, no hay prisa, aunque el agua baja tan fuerte que nos moja y la temperatura no es muy alta, pero apetece disfrutar de un lugar tan espectacular. Retomamos el camino para acercarnos hacía la segunda, la del Estrecho (foto inferior), tengo que confesaros que es mi favorita y tenía muchas ganas de volver a verla y disfrutarla, la fuerza con que baja el agua y el estrechamiento que forma la garganta hacen que este sea un rincón espectacular. 


   Aún nos queda visitar una última cascada, para ello descendemos hacía el Arazas que cruzamos por el puente de Arripas para regresar a la pradera por la margen izquierda del río, un poco más adelante nos encontraremos con la cascada de Arripas también conocida como del Abanico, el sendero continúa descendiendo paralelo al Arazas hasta que llegamos al puente de Cotatuero, el camino continúa, dejamos a nuestra derecha el camino que sube a Cotatuero, por el que ascendimos por la mañana y volvemos a recorrer el tramo que nos falta hasta alcanzar nuevamente la Pradera de Ordesa, lugar donde empezamos y finalizamos esta preciosa ruta en el interior del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.


   Siempre es un placer regresar a los lugares que anteriormente has recorrido y sobre todo a un lugar tan especial como es el entorno del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, bosques impresionantes, montañas sorprendentes y senderos habilitados para que las muchas personas que hasta aquí se desplazan disfruten con seguridad de un entorno espectacular. Es la tercera vez que visito este Parque y cada vez que vengo me sorprendo de lo que veo y allí sentado en la pradera después de la larga ruta a mi mente se viene una canción de David Arkenstone y Kostia que se titula "The Cello´s Song", espero que os haya gustado esta preciosa ruta y también como no la canción de David y Kostia.


Ficha de la ruta

Lugar de salida: Pradera de Ordesa (Huesca)
Lugar de llegada: Pradera de Ordesa
Tipo de ruta: Circular en parte
Recorrido: Pradera de Ordesa - Cascada de Cotatuero - Faja de Petazals - Faja de Canarellos - Bosque de las Hadas - Gradas de Soaso - Cascadas de La Cyeva, El Estrecho y Arripas - Pradera de Ordesa.
Km. recorridos: 20,03 km.
Desnivel acumulado: 633 metros
Tiempo total ruta:  07:20
Dificultad:  Alta (pasos aéreos)

OJO: El usuario del GPS debe usar el sentido común y prestar atención, especialmente en zonas de orografía complicada y en condiciones climatológicas adversas (niebla, nieve, etc.) para evitar exravíos y/o accidentes.

Powered by Wikiloc

miércoles, 24 de agosto de 2016

ALGUNOS DE MIS BOSQUES


¿De verdad pensáis que 
cuando camino solo por el bosque, 
estoy realmente solo?

El suelo vibra, la hojarasca cruje, las hojas en los árboles se mueven sin viento, sombras que desaparecen detrás de algún tronco, pájaros que cantan inquietos o dejan de repente de cantar, árboles que crujen, helechos que se mueven repentinamente, hayas que se convierten en personajes inquietantes, grajas que vuelan alocadamente por el bosque, ciervos que se esconden sin más y esa sensación, esa inquietante sensación que siempre me persigue....

Me observan, veo como se detienen a contemplarme curiosos con esa misma curiosidad que yo siento siempre que entro en los bosque y escucho el suelo, siento la hojarasca, percibo como las hojas susurran en los árboles, descubro sombras, canto con los pájaros, disfruto del tactos de los árboles, muevo los helechos, sonrío cuando descubro en las hayas esas figuras imaginarias y asusto casi sin querer con mis pasos a las pobres grajas y ciervos y también cuando descubrí por primera vez esa inquietante sensación de felicidad que siento cada vez que penetro en algunos de mis bosques......

¿Aún seguís pensando que
cuando camino por el bosque
lo hago solo?

martes, 23 de agosto de 2016

HOJA DEL BOSQUE


"Cuando la hoja del bosque cae sobre los prados, cuando el viento nocturno la arrebata a los valles, yo quisiera también ser esa hoja caída: ¡Arrastradme como ella, aquilones, borrascas!"

Alphonse De Lamartine





jueves, 18 de agosto de 2016

DE SAN JUAN A TOLIVIA (Y VOLVER... )


    Llevaba días dándole vueltas a la idea de ir a Tolivia desde San Juan, muchas han sido las veces que me he acercado hasta esa aldea tanto desde el Puente Güera como desde el de Vaguardo o desde Bedules, pero nunca desde San Juan y tampoco regresando nuevamente a la capital del Concejo, así que el martes dos de agosto, con un precioso sol iluminado el valle y las montañas que circundan a San Juan comienzo mi camino en solitario hasta Tolivia.


   Se, soy consciente de que el recorrido va a ser largo y el día muy caluroso cuando comienzo a dejar atrás las casas de San Juan (538 m.) para ascender por el camino que sube hacía Les Bedules (1.084 m.), el camino siempre en ascenso es el que suelo recorrer para subir hasta ese collado, se va izando con suavidad sobre el valle y aunque son las primeras horas de la mañana se agradecen sobremanera las sombras que voy encontrando. Me gusta ver el valle de Beleño desde aquí y esas dos cumbres totémicas, emblemáticas que son el Recuencu y el Tiatordos. Lentamente y disfrutando una vez más de la belleza de los lugares por los que paso alcanzo la pista que va hacía Les Bedules. Es curioso, ayer subí y bajé por este mismo camino y que diferente se ve hoy, encuentro para mi sorpresa un par de botas colgadas sobre las señales de dirección que marcan los caminos, tal vez algún caminante dijo adiós para siempre aquí a sus botas. Que injusticia para unas buenas compañeras.


   Desde Les Bedules continuo por la pista en dirección a Biforcadera, allí en ese cruce de caminos desecho el que se dirige a Granceno, por donde volveré y tomo el que desciende a mi izquierda en dirección al pueblo de Viegu, mi intención es descender hacía Pierva, atravesar el hayedo y llegar hasta un nuevo collado el de Baxenu. Desciendo tranquilamente por el camino para desviarme después de pasar la majada abandonada de Pierva hacía el bosque, entro en el hayedo y compruebo que el camino, ese precioso camino que tantas veces he recorrido se ha ensanchado, tanto que en medio de él veo un land rover aparcado, curioso. Ya hace tiempo que veo sobrevolar un helicóptero sobre mi cabeza transportando material para las nuevas torres de luz que darán servicio al pueblo de Viboli. Así con mis pensamientos puestos en ese antiguo camino por ese precios hayedo llego a la Collada el Baxenu (1.034 metros). Desde allí ya alcanzo a ver el pueblo de Viboli, al que descenderé por el antiguo camino que desciende por el Monte de Trueba hasta el más alto de sus dos barrios.


   Allí en Viboli (811 metros) repongo agua en la fuente y aprovecho para comer algo, el sol pega con justicia, dejo esta aldea caminando por su mal llamada carretera hasta llegar al lugar conocido como Les Mesties, allí asciendo por la Llomba los Reboyos internandome en el frescor del hayedo del Monte Pedroso, el camino siempre en ascenso se dirige al encuentro de la Canal de Bodiellu, una preciosa hendidura en la montaña que atraviesa la Sierra de Miesca y por la que voy a subir a la majada del mismo nombre. Se agradece y mucho el frescor del bosque y también la brisa que recorre la canal, Bodiellu es un lugar impresionante, veo correr ladera abajo a un ciervo que se percata de mi presencia, un poco más adelante varios rebecos se asoman lo justo sobre mi cabeza desapareciendo casi al instante, alcanzo el final de la canal  (991 metros) y me asomo a la contemplación y el disfrute de la Peña de los Vibolines, del pueblo de Casielles, de la aldea de Viboli, de la collada el Baxenu por la que he pasado.... espectacular y más cuando dos preciosos ciervos salen de los helechos y comienzan a correr ladera abajo...


   Desde La Parea inicio un faldeo por la Sierra, contemplando el Monte Cabañín, la Boya y finalmente la Boya Miesca, desciendo hacía la preciosa pradera en la que pastan caballos y vacas para contemplar alguna de las cabañas abandonadas, preciosa esta majada de Miesca (1.028), desde aquí me dirijo por un camino sumergido en el felechal hacía el Hombro de Miesca, con intención de coger un camino que me llevará hasta la collada Torbenu (1.132), el camino se resiste, el calor es impresionante y finalmente acabo encontrándolo, la llegada a Torbenu es espectacular, la preciosa visión de esa impresionante cumbre que son el Pozalón y el Niajo, la frescura de la collada y esa deliciosa sombra que me ofrece un fresno. Un buen lugar para comer y descansar antes de bajar a Tolivia (712 metros).


   Dejo Torbenu para descender entre cabañas derruidas, siempre en descenso voy siguiendo el camino que desciende por el valle y que lentamente me va alejando del collado, frente a mi siempre esa preciosa mole que es el Niajo, el camino finalmente se interna en el hayedo y me aleja momentáneamente del atizador sol que ilumina el cielo en este día veraniego, el camino me deja por encima de la aldea, aunque los últimos metros se convierten en un martirio, totalmente tomado por la vegetación, entre espinos y ortigas tengo que avanzar un buen tramo hasta que finalmente alcanzo la fuente, allí un hilíto de agua desciende por el caño, con paciencia relleno la botella y sacio mi sed, que buena es este agua de Tolivia. Desde la fuente desciendo hacía las casas que aún se mantienen en pie y el hórreo beyusco a dos aguas, la vegetación avanza deprisa, no se cuento tiempo más veremos en pie a este precioso hórreo. Allí bajo sus pegollos me siento, que paz, que silencio, os confieso que me apetecía y mucho quedarme aquí, descansar, esperar a que llegase la noche y al día siguiente continuar....


   Pero aún tengo que regresar a San Juan, así que vuelvo hacía la fuente y continúo por el bosque de Tolivia en dirección a otro collado más (ya no se cuantos llevo) el Cociyón, atravieso la riega Les Cruces con muy poquita agua que desciende hacía el Mojizo y continúo por el camino que va faldeando por el bosque, me encanta este tramo, aquí las hayas parecen cobrar vida y adquieren formas muy imaginativas, también el camino siempre flanqueado por musgo es espectacular, siempre en ascenso alcanzo el collado (857 metros). Desde allí contemplo una vez más el Niajo y por primera vez un valle del que os hablare próximamente: el valle de Llúe. Continuo ascendiendo por el Monte la Varera, un lugar de increíble belleza y uno de esos bosques que se deben de visitar, si o si, el camino me llevará hasta el siguiente de los collados, en este caso la Collada Reces (975 metros).


   Desde este collado debemos de atravesar un tramo de sedo, bastante tomado por la vegetación que cuelga sobre el valle de Llúe, una vez atravesado ese tramo alcanzaremos la collada LLámpara que da acceso al valle de Tolivia, donde se encuentra la vega del mismo nombre, con restos de cabañas y que da acceso a cumbres de la Sierra de Miesca, como el Sen de los Mulos. Desde allí por el Valleyón desciendo hacía el camino que faldeando gran parte de esta sierra me lleva hasta la Collada Viances (1216 metros), justo a la mitad del camino se encuentra la fuente Lesfiles, allí con permiso de una vaca y su ternero puede volver a rellenar mis agotadas existencias de agua y es que a pesar de la hora sigue calentando y de lo lindo el sol. Finalmente alcanzo el collado y desde allí continúo por el Monte El Carrascal hasta la cercana Collada Granceno (1.194 metros).


   Desde Granceno no tengo más que coger la pista que atraviesa el Bosque de Peloño en dirección a Biforcadera, el lugar donde se cierra la circular y ya recorriendo nuevamente las pisadas que fui dejando por la mañana llegar de nuevo a la collada Les Bedules para descender tranquilamente por el camino que por La Bastida desciende hasta San Juan, casi a la vez que el sol se va ocultando tras las montañas, dejando una preciosa luz en un largo día de montaña, por caminos y lugares increíbles. Y así llego a San Juan, después de once horas y medía caminando en soledad, realmente espectacular.


   Al llegar a San Juan me quedo parado un rato sobre el pueblo (foto superior), el sol se oculta tras la Peña Taranes y el frescor comienza a apoderarse del valle recalentado por el intenso sol que nos ha acompañado durante el día, allí después de tantas horas inmenso en la soledad de esos caminos que han llevado y me han devuelto de mi destino me siento afortunado, feliz, somos muy afortunados por poder disfrutar de algo así, de la naturaleza y de rincones tan espectaculares... y allí sobre los tejados del pueblo a mi mente se viene una canción de David Bowie que se titula "Nature Boy", espero que os guste la ruta y también como no, la canción de David.

Ver más fotografías
Ficha de la ruta

Lugar de salida: San Juan de Beleño (Ponga-Asturias)
Lugar de llegada: San Juan de Beleño
Tipo de ruta: Circular en parte
Recorrido: San Juan de Beleño - La Bastida - Les Bedules - Biforcadera - Pierva - Colllada el Baxenu - Viboli Alto - Viboli Bajo - Les Mesties - Llomba los Reboyos - Canal de Bodiellu - La Boya Miesca - Miesca - Hombro Miesca - Collada Torbenu - Tolivia - Collado Cociyón - Monte Varera - Valle de Tolivia - Collada Viances - Collado Granceno - Biforcadera - Les Bedules - La Bastida - San Juan de Beleño. 
Km. recorridos: 30,71 km.
Desnivel acumulado: 1.786 metros
Tiempo total ruta:  11:33
Dificultad:  Difícil

OJO: El usuario del GPS debe usar el sentido común y prestar atención, especialmente en zonas de orografía complicada y en condiciones climatológicas adversas (niebla, nieve, etc.) para evitar exravíos y/o accidentes.

Powered by Wikiloc